Descubre cuál es tu tipo de piel y cómo cuidarla

Todo el tiempo estamos bombardeadas por infinidad de productos para la piel, limpiadores, hidratantes, sueros, aceites… etc. Y no sabemos cómo usarlos, pero antes de pensar en qué productos necesitamos, debemos conocer nuestra piel.

Determinar tu tipo de piel no es sencillo y menos cuando te enteras que la piel puede ser cambiante con el tiempo, y podrían influir en ella factores como el clima, los cambios hormonales o los malos hábitos de limpieza.

¿Cómo sé qué tipo de piel tengo y qué productos debo usar?

Todas tenemos diferentes tipos de piel, e identificar esto nos ayuda a elegir los productos que debemos usar. Hay cinco tipos de piel sana: normal, seca, grasa, mixta y sensible. El tipo de piel se determina genéticamente, pero su apariencia puede variar considerablemente según diferentes factores internos y externos.
Cada tipo de piel tiene características diferentes y esto nos ayudará a identificar qué necesitamos, pero recuerda que independientemente del tipo de piel que tengas, es indispensable cuidarla con 3 pasos básicos: limpieza, hidratación y protección.

Piel normal: Es una piel bien equilibrada, no es demasiado grasa ni demasiado seca, no tiene poros muy grandes y no tiene parches de resequedad. La piel normal tiene una textura suave y sin impurezas, no es sensible y tiene un color uniforme.

La piel normal no necesita cuidados especiales, se recomienda tomar abundante agua para mantenerla hidratada, incluir frutas y verduras en la dieta, dormir entre 6 y 8 horas, usar el Gel Limpiador Facial para Piel Normal a Seca Pomys en la mañana, y en la noche limpiar con el Agua Micelar Pomys.

Aprovecha las noches para consentir tu rostro con tratamientos de hidratación, desmaquíllate siempre, porque es importante mantenerla libre de las impurezas que vas sumando en tu día. Cuidar tu piel la mantendrá linda y sana.

Piel seca: Es un tipo de piel que produce menos grasa que la piel normal. La piel seca no retiene humedad, se siente áspera y tirante, además se puede ver un poco opaca. Las personas con piel seca tienden a tener sensibilidad e irritación, por eso se debe cuidar con productos ultra hidratantes.

El cuidado de la piel seca es diferente, ya que según su grado de sequedad se deben usar productos libres de alcohol que hidraten y protejan más. Te recomendamos usar el Agua Micelar Pomys para limpiarla, que le aporta hidratación y no deja tu piel con sensación tirante. ¿Ya la conoces? Aprende todo lo que necesitas saber en nuestro artículo “¿Qué es el agua micelar, cuáles son sus beneficios y cómo se usa?”.

Piel grasa: La piel grasa, como lo dice su nombre, produce más grasa, se caracteriza por tener poros grandes y brillo, y por este motivo es más propensa al acné.

Para la piel grasa es importante limpiarla en la mañana y en la noche, y usar un limpiador en gel especial para piel grasa, el Gel Limpiador Facial para Piel Mixta a Grasa de Pomys contiene sebaryl que regula la producción de grasa en la piel, dejándola fresca y revitalizada. Sin importar si la piel es grasa se debe hidratar, pues si no lo hacemos tratará de compensar esa falta de hidratación y producirá más grasa. Finalmente la debes proteger con protector solar no graso, especialmente si tienes acné.

Piel mixta: Es un tipo de piel que tiene zonas más grasas, casi siempre la zona T (frente, nariz y mentón), y zonas normales o secas en el resto de la cara.
El cuidado de la piel mixta puede ser un poco confuso, pues tenemos partes con más grasa y otras más secas; dependiendo de hacia dónde se incline más tu piel debes elegir qué tipo de productos usar. Igualmente se debe incluir un limpiador e hidratante en gel, puedes probar nuestro Gel Limpiador Facial para Piel Mixta a Grasa, protector solar no graso, y agua micelar en la noche antes de dormir.

Piel sensible: La piel sensible se caracteriza por irritarse o enrojecerse fácilmente por factores externos como el clima, alergias, alimentos muy condimentados y productos que se apliquen. Algunas pieles son más propensas a ser sensibles que otras, especialmente la piel seca.

El cuidado de la piel sensible es diferente, ya que se debe identificar cuáles son los irritantes como: exfoliantes, jabones fuertes, productos con fragancias, entre otros, para así evitarlos. Además, se recomienda usar productos que sean suaves. ¿Sabías que en Pomys creamos unas rueditas desmaquillantes especiales para piel sensible? Hechas 100 de algodón para mayor suavidad y darle lo mejor a tu piel, las puedes usar con el Agua Micelar Pomys para desmaquillarte en la noche. Si tienes piel sensible debes ser súper cuidadosa con los productos que aplicas en tu piel, lo ideal es que sean formulados para piel sensible.

¡Cuando identificas tu tipo de piel lo puedes manejar fácilmente! Y recuerda que puedes consultar el servicio de tu dermatóloga en línea si no estás segura. No olvides que el aspecto de tu piel depende en gran parte de cómo lo cuidas, así que asegúrate de usar productos de acuerdo a tu tipo de piel. Recuerda que lo que hagas hoy por tu piel lo verás mañana.

Carrrito de compras ¿Dónde Comprar?

Queremos que encuentres nuestros productos POMYS fácilmente y sin desplazarte; pensando en ti te ofrecemos estas opciones.